A quienes afecta la ansiedad

por | 30 noviembre, 2016

Existen muchos mitos sobre la ansiedad, por ejemplo que todo tipo de ansiedad es mala. Esto es totalmente erróneo, porque esta sirve para reaccionar ante diversas situaciones de peligro, y mantenerse alerta haciéndoles frente; por lo tanto sin la ansiedad no sería posible lograrlo. En vista de ello, resulta importante mencionar que otro de los mitos sobre la ansiedad es que solo afecta a mujeres en cierta edad, y que los hombres rara vez pueden padecer de ella; pero aquí se estará hablando referente a quienes afecta la ansiedad, para esclarecer más sobre este tema tan importante.

Antes de hablar al respecto, cabe destacar que es cierto que el cerebro del hombre y de la mujer no reaccionan de la misma manera ante el mismo estímulo, de hecho, un estudio realizado en los USA recientemente, indicó que ante una situación de estrés que produzca ansiedad el cerebro de la mujer trabaja más que el del hombre.

Dicho esto, existe una probabilidad de 60% de que las mujeres, a diferencia del hombre puedan sufrir un ataque de ansiedad en algún momento de su vida, según el Instituto de Salud Mental de USA. Esto deja a los hombres con un 40% de probabilidad de sufrir algún ataque de ansiedad a lo largo de su vida, desmintiendo por completo la afirmación de muchos de que los hombres no sufren de ansiedad.

Etapas en las que se puede sufrir de ansiedad

Para saber a quienes afecta la ansiedad es importante tomar en cuenta que esto puede ser clasificado por etapas, ya que la ansiedad puede afectar a todo tipo de personas sin importar su edad; esto quiere decir que tanto un niño como un adulto joven pueden padecer por este problema, por ejemplo:

Ansiedad en niños:

Este tipo de ansiedad es parte de su evolución natural, puesto que se esta logrando una transformación en sus conciencias por las experiencias adquiridas con el paso de los años. Ahora bien, los niños pueden presentar “ansiedad generalizada”, un problema que puede resultar muy grave y podría producirse si se ven sometidos a constante presión o quizá algún trauma o temor experimentado.

Ansiedad en personas de tercera edad:

En la tercera edad se es más probable de sufrir de ansiedad. La razón, es que muchas veces la persona se siente inútil o incapacitada al no poder realizar todas las cosas que hacía en el pasado, sentirse desplazada o incluso por experiencias traumáticas en la vida es más probable que padezcan este problema.

Ansiedad durante el embarazo:

En este caso, debido a al ansiedad puede que la mujer tenga más ganas de dormir de lo normal, se vea retraída o incluso ensimismada. Por otra parte, también podría manifestarse con casos frecuentes de insomnio. Esto muchas veces se produce por los cambios drásticos en el organismo o incluso la preocupación de tener la responsabilidad tan grande de traer dentro de sí otra persona.

Ansiedad después del parto:

En estas circunstancias especialmente las mujeres pueden verse afectadas por problemas de ansiedad. Según estudios realizados al respecto, 1 de cada 5 mujeres padece este problema luego de dar a luz. Se tienten de la siguiente forma:

Tristes.

Enojadas.

Solas.

Culpables.

Se les hace imposible descansar así el bebé este en su siesta.

Aunque este tipo de ansiedad es normal, no debería descartarse la posibilidad de buscar ayuda médica al respecto.

Ansiedad en hombres:

Esta generalmente puede ser producida cuando el hombre se ve sometido a constante presión, quizá por problemas laborales, perdida del empleo, problemas familiares o económicos. El hecho también de recurrir de manera frecuente al alcohol y uso del tabaco puede ser un detonante para la ansiedad.

En vista de lo anterior es fácil responder la pregunta a quienes afecta la ansiedad. La respuesta es que puede afectar a todo mundo; todo depende de las circunstancias y el entorno que se este viviendo, o quizá un trance por el que se este pasando en determinado momento.

Por lo tanto, es importante tener presente que aunque hay ciertas circunstancias detonantes, cualquier persona de cualquier edad puede llegar a sufrir de ansiedad. Por lo tanto es importante nunca medicarse, sino acudir a un especialista que se encargue de la debida evaluación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *